Honrar a nuestros ancestros / Día de Muertos 2020

Estoy segura que no exagero al decir que las tradiciones de nuestro México son muy hermosas y llenas de significado. Al menos así lo es para mí el Día de Muertos. Yo amo esta festividad...todos los años pongo mi altar en casa.

¡Tomarnos un tiempo para honrar a nuestros antepasados es una experiencia hermosa! Honrar a aquellos que ya no están con nosotros en este plano físico pero que dejaron tanto en nuestros corazones.

En las escrituras antiguas de la India, los Vedas, se habla que una de las leyes universales más poderosas es saldar nuestra deuda con nuestros antepasados: una deuda por todo lo que de ellos recibimos y por lo que hoy somos gracias a lo que ellos nos enseñaron. Los antepasados incluyen tanto a nuestros padres, abuelos y maestros espirituales, como a maestros, mentores y amigos que fueron símbolos importantes en nuestras vidas.  

Dentro de la tradición de Ayurveda a los ancestros se les honra por el ejemplo que nos dejaron de cómo llevar una vida plena y saludable, pues de ellos ciertamente podemos aprender el beneficio de conectar con la madre naturaleza, vivir demanera sencilla y de honrar los ciclos de las estaciones.

Hoy te invito a tomar un momento para recordar, reconocer y honorar a esas personas y todo lo que has recibido de tu linaje. Las hayas conocido o no. Haya sido una buena relación o no.

Si no eres de los que pone un altar, puedes experimentar prender una vela cerca de una foto que tengas de esa(s) persona(s) a la(s) que hayas elegido honrar y ofrece tu amor y agradecimiento. Si no tienes foto con tu pura intención es más que suficiente.

Después de hacer tu altar de muertos –o la foto- detente a observarlo, a percibir los aromas del incienso, los colores de las flores de cempasúchil, la luz de las veladoras y los retratos de los difuntos. Recuerda lo valiosa que es tu vida y lo mucho que has recibido de quienes estuvieron antes de ti y que te dejaron tanto.

Cuando hagas este ejercicio procura hacerlo con gran cariño y respeto. Nadie se cruza en nuestro camino por casualidad, ¿por qué no honrar su presencia el tiempo que nos haya tocado vivirla? Disfrutalo. 

¡Que todos nuestros ancestros nos visiten, reciban nuestro cariño y agradecimiento!

Saludos, 

Ale