MI REFUGIO: EL BAÑO. 5 AJUSTES PARA DEJAR DE EVADIR
Hace unas semanas me di cuenta que ir al baño se había convertido en mi refugio, más bien un espacio de evasión de las actividades diarias, del paso incesante del tiempo, del multitasking, de mi agenda llena y de las solicitudes inacabables.