VACACIONES AL NATURAL CON AYURVEDA

La llegada de las vacaciones siempre trae alegría y emoción. Queremos aprovechar cada minuto,  hacer de todo y comer de todo. Eso suena increíble y generalmente está muy bien… mientras dura. Porque entonces, cuando las vacaciones terminan, regresamos agotados a casa y añorando una “vacación de la vacación”.  Ahí es donde la Ayurveda, la ciencia de la vida, nos puede ayudar a mantenernos en balance y así, realmente disfrutar este descanso.

Porque en los viajes, las cualidades de ligereza y movilidad entran al cuerpo y generan un desbalance en Vata (el dosha o Bio tipo de aire y éter). Así toda nuestra rutina cambia y hay un mundo de cosas que no podemos controlar porque ya sea que viajemos en coche o en avión, nuestro cuerpo se mueve más rápido de lo que la naturaleza espera de él y esto tiene sus consecuencias.

Pero también hay cosas y/o rituales que sí podemos mantener constantes y que nos ayudan a mantener estable nuestra energía. Recibamos estas vacaciones con una actitud saludable y centrada, cuidando todos los esfuerzos que hemos logrado este año para encontrar armonía en nuestra vida.

Como esta  “rutina express”, que nos ayudará a tener unas vacaciones al natural:

  • Despierta todos los días a la misma hora
  • Limpia tu lengua y lava tu cara con  agua fría
  • Toma un vaso grande con agua caliente con limón.
  • Disfruta de algún aceite esencial que te guste
  • Duerme (cuando puedas) máximo a las 10

Este hábito mañanero ayuda a tranquilizar a nuestro sistema nervioso y le permite al cuerpo afrontar cualquier cosa que se nos presente durante el día. 

También ayudará mantener horarios de comida siempre iguales, o lo mejor que se pueda. Masticar los alimentos despacio y comer sin excederse.  Y descansar, realmente descansar, buscando pequeños espacios en el día para poder respirar con atención unos minutos y así estar realmente en el presente para reconectarse consigo misma. 

Prevenir te ayudará a evitar malos ratos. Adelántate a cualquier malestar o contratiempo. Conoces tus áreas débiles y las de tu familia y puedes prevenir cualquier situación, tomando el control de lo que esté en tus manos.

Entonces, ya sea que salgas de viaje o que te quedes en casa, apégate al mayor número de hábitos saludables que puedas y lo demás, ¡disfrútalo!  Ten la confianza que si la mayor parte del tiempo tienes hábitos buenos, el que un día “rompas” o “excedas” un poco, nada grave pasará. Sé gentil contigo mismo y diviértete.

 

Felices vacaciones.